lunes, 23 de agosto de 2010

Mientras el resto del curso perdió el interés en ti, el mío aumentaba hasta hacer que pensara en ti todo el día, incluso en la noche pensaba qué podía hacer. ¿Decirle a algún profesor lo que pensaba? ¿Y si estaba equivocaba?
También pensaba que teníamos un secreto entre las dos; yo era la única que te había visto y sacaba conclusiones, tal vez ciertas, tal vez equivocadas, de lo que seguramente estabas pasando.

Pero no me lo ibas a hacer fácil, pasado una semana volviste a ser aquella ostra de cola de caballo y distante como siempre, volviste a ser Violeta, la desconocida.
Yo sufría, sufría por ti, y también porque estaba bajando la notas por falta de concentración y sabía que ello me traería problemas en mi casa.

Pasó el tiempo y llegaron las vacaciones de invierno. Dos semanas sin vernos, sin contacto, sin nada… Yo te alejé un poco de mis pensamientos, pero a veces, sin quererlo, te recordaba y pensaba que si en los 15 días que estarías en tu casa lo pasarías mal. En cómo llegarías al colegio a la vuelta. Pero simplemente no llegaste.

Uno, dos días, una semana. Mi pecho se empezó a encoger… no lograba sospechar qué te podría haber pasado. No me atrevía a preguntarle al profesor, pero también pensaba que era normal preocuparse por una compañera que desaparece. Ninguno de los compañeros se dio por enterado de que no estabas… pero yo tenía los sesos llenos de dudas.

Hasta que en un Consejo de Curso, pregunté a viva voz al profesor por qué no ibas a clases, si estabas enferma o qué. El profesor hizo una larga pausa y con voz apenas audible dijo:

Lamentablemente, debo darles la triste noticia de que Violeta Améstica falleció durante las vacaciones. No tengo más detalles que darles, lo siento.

Silencio, terror, incredulidad.

En mí, remordimientos.

Así, pasé duramente de la adolescencia a la adultez. Maru - 2010

Ya chicas, se acabó. Espero que les haya gustado. Maru

5 comentarios:

  1. Una mini-novela muy bien redactada. Muy triste, como a veces es la vida. Pero una buena historia. Que tengas una buena semana.

    ResponderEliminar
  2. Mary no siempre los relatos, cuentos o novelas tienen finales felices. Tu relato muestra más la realidad diaria que viven muchos de nuestros hogares, en dónde no hay principe azul que venga al rescate o el robin hood que ayuda a los pobres. Gracias por ser tan realista. Gracias por brindarnos la oportunidad de conocer esta faceta de ti: la escritora. Gracias por expresar lo que sientes. Un abrazo de quien te admira y te desea un feliz inicio de semana
    Marjorie Arte y Papel

    ResponderEliminar
  3. UFFFFFFFFFFFFF me dio pena el final, pero como dicen mas arriba no siempre los finales en la vida real son felices, felicitaciones Maru, me mantuviste atenta estos dias y cada capitulo esperado, un abrazooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  4. Maru, felicidades por esta novela que me enganchó desde el principio, la vida es asi, no siempre hay un final feliz y creo que eso la hace más misteriosa, gracias por ella y besitos

    ResponderEliminar
  5. Maru, que te digo mujer que no sepas, siempre me llega lo que escribes, y este relato me hizo acordarme de mi compañerito de 4o. año de primaria, se llamaba Francisco que igual que Violeta él un día ya no llego más.

    Besosssss

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.