lunes, 2 de agosto de 2010

Una lección...


Corrió el pequeño, con la cara bañada en lágrimas,
hacia su abuelo y le dijo confuso y enojado: - Abuelo, me mordió un perro,
estaba lastimado y yo quise curarlo, y él me mordió... - Huguito -le dijo el abuelo,
mientras le miraba la mordedura-
no te mordió el perro, te mordieron sus heridas.
Maru

5 comentarios:

  1. Amiga hoy me llegó de vuelta tu regalito, lamentablemente equivoqué la direccion intercambie los muneros, pero mañana mismo te lo envio por chilexpress, me dijieron que ese medio era mas rápido.
    Mil perdon por el error.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pucha amiga, sorry, porque te significa más gasto.
    Por si acaso te doy mi dire de nuevo:
    Avda. Francia 849, depto. 21
    Valdivia

    Bye preciosa...

    ResponderEliminar
  3. Ya viene ya vieneeeejejejejeje, se acerca el regalooo

    ResponderEliminar
  4. Que bueno lo que has publicado ... Un besote Maru

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.