domingo, 4 de noviembre de 2007

El Ángel de la Guarda...


¿Quién no rezaba cuando pequeño la famosa oración a su Ángel de la Guarda?

Ángel de la Guarda
mi dulce compañía,
no me desampares
de noche ni de día.

Yo estaba segura de que él me escuchaba, de que me acompañaba a la escuela, los días feriados, a los lugares oscuros, al almacén.
¿Qué pasó después?
¿En qué esquina lo dejé plantado, esperándome?
¿Qué día y a qué hora dejé de nombrarlo, de llamarlo para pedirle ayuda, protección y consejo?
¿Por qué no me tiró las mechas para avisarme que igual seguía a mi lado?
¿O que no seguía a mi lado... o que se había quedado alejado, distraído o enojado o indiferente o entretenido en otras cosas?
Cuando los ángeles desaparecen... ¿lo hacen porque nos estamos portando mal, porque ya no nos quieren, porque se han cansado?
Un buen día también dejé de hacerme preguntas.
Fue el día en que inauguré la desesperanza.
Si uno pregunta es una señal de vida, de interés.
Pero cuando ya no preguntamos, cuando no buscamos respuestas, cuando todo nos da lo mismo, cuando "nos resignamos"... algo grave sucede: no estamos amando.
Ángel, angelito de la guarda, no vuelvas a alejarte de mí; no dejes que la tristeza vuelva, no dejes que mis ojos vuelvan a tener ojeras color violeta, no dejes de mirarme, no dejes que vuelva el bajón y que no me importe pisar adoquines sueltos que me salpiquen agua de lluvia.
Maru

2 comentarios:

  1. prima querida
    hoy rezo contigo, aunque tambièn lo haya olvidado
    mi hermanita no està bien y eso me asusta....hoy necesito a ese angelito....¡me lo prestarìas un ratito?
    un beso grande
    tu primis que te kere muxo

    ResponderEliminar
  2. Maru agarrate de las alas de ese angel para que siempre esté contiho y sientas la presencia de nuestro señor en tu vida, el sabe lo que hay en tu corazón y sabrá darte lo que necesitas, te deseo que sigas fuerte en la fé y no desfallezcas, Él está contigo.

    Besos Maru

    Nancy

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.