martes, 6 de noviembre de 2007

Peripecias del viaje....


Ufff, hasta hoy puedo contarles mis peripecias del viaje. En realidad no debería, porque tengo mucho trabajo, pero no importa, jajaja.
Bueno, fuimos 6 personas, mis papás que eran los festejados, mi hermana y mi cuñado, una tía y yo. Fuimos en el jeep de mi cuñado, pero en la aduana no dejaban pasar ningún vehículo con más de 5 pasajeros, así que yo me fui en bus (me encanta ir mirando paisajes, tranquila, etc., de hecho leí mucho en el camino).
Llegué a Mendoza y ellos ya habían llegado así que me fueron a buscar y ya habían encontrado alojamiento, un departamentito bien cómodo.
De ahí salimos a dar una vuelta por el centro, debo decir que no tiene nada de particular, es como un pueblo cualquiera, eso sí, el comercio es muy abundante y todo está pensado en los chilenos , ellos saben convertir pesos argentinos a pesos chilenos enseguida, nosotros con calculadora en mano.
En la noche nos fuimos al tradicional restaurante Las Tinajas, hubo que hacer fila, mi papá se quería ir, encontraba el colmo hacer fila para comer, jajaja. Pero al final lo disfrutamos mucho, muy buena la comida, tenedor libre y por un valor ridículo para nosotros.
Lo que odié de Mendoza fue su contaminación, los autos en general son muy viejos y nadie fiscaliza que no contaminen ni nada, así que era espantoso. Aparte de todas las calles con plátanos orientales, y todos somos alérgicos, así que imagínense el panorama. Esa fue la parte "fea" porque todo lo demás super bien, la gente bien amable.
Me llamó la atención de que no hay ninguna pared con grafittis ni nada, y eso que estaban en plena campaña para elegir presidente. Eso me llamó la atención porque aquí en Chile no se salvan ni la señalética de tránsito.
Estuvimos dos días en Mendoza, nos lo compramos todo, y después nos fuimos camino a Bariloche. Precioso, me encantó el camino con sus lagos, sus pampas, aunque bastante seco el panorama, pero igual lindo, unos cerros con formas raras, etc. Y lo mejor ¡¡¡¡ningún peaje!!!!
Llegamos a Bariloche y salimos por supuesto a comer, jajaja, y encontramos un restaurante lindo con comida rica y baratísimo, es increíble, acá comer afuera es un lujo , y allá es tan barato, bueno, para nosotros que nos favorece el cambio. Al otro día salimos a recorrer un poco, fuimos a comprar chocolates porque yo me tenía que venir ese día. Así que poco conocí Bariloche pero lo que vi me encantó. Y eso, me vine por Osorno y llegué en la mañana a ducharme y partir a trabajar pues mi licencia se acabó el día anterior.
Espero Anónimo que te quedes contenta con mi relato, y te debo decir que super lindo lo que escribiste en el post de "Puedes sentir"?.
Saluditos a todos
Maru

2 comentarios:

  1. Uhhhhh, por fin las peripecias del viaje.... que buenaaaa.... las estaba esperando. Genial el viaje, cierto???.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, genial sobre todo mis papás quedaron super contentos, que era el objetivo.

    CAriños

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.