lunes, 31 de diciembre de 2007

Carta para el 2007...


Querido 2007, hoy tengo que despedirme de ti. Debo confesar que no te esperaba con tantas ganas porque nunca le he tenido mucha fe a los años impares, no sé por qué será. Es como el mes de octubre, siempre me va mal ese mes, no sé por qué, o serán ideas mías.
Pero bueno, no podía evitar que llegaras y te recibí con alegría, con gratitud y con esperanzas.
Poco a poco fuimos caminando y enero fue bien, un tanto aburrido, pero bien.
En febrero tuve el primer chancacazo, una pena enorme, una tontera, un palo en la cabeza. De ahí, mucha tristeza, entremezclada con alegrías, por supuesto… pero siempre esa tristeza por haber perdido algo importante.
En fin, tenía que seguir adelante, estaba en pleno proceso de trámites por el departamento que tanto me costó que se concretara y al fin en junio, el 5 para ser precisa, agarramos nuestros cachivaches y nos despedimos de nuestra casa, que había sido nuestro hogar por 16 años.
Instaladas ya, empezamos a disfrutar el hecho de estar cerca de todo, yo de mi trabajo, del metro, Susi a 4 cuadras de su colegio. Todo bien.
También tuvimos que hacer un plan de economía porque había que pagar los dividendos, los gastos comunes, y las miles y miles de cuentas que no tardaban en llegar.
Mientras tanto, temblores y terremotos en la empresa, tuve que despedirme de muchos colegas y amigos de muchos años. Yo, tranquila nerviosa , sin saber si me tocaría a mí.
Este año nos diste el invierno más frío en 30 años. Nieve en varias ciudades del país, cosa muy rara por estos lares.
En agosto vino una hecatombe en mi vida: el descubrimiento de una enfermedad genética que me dejó tirada, asombrada, asustada y condenada a cadena perpetua. Muchas licencias médicas, muchos días negros debido a los medicamentos, muchas dudas y mucho dolor. Todos los días de mi vida lucho contra ella para poder seguir viviendo; y créeme, no es fácil.
En septiembre, mes de la patria, un feriado largo y la solución de lo que había pasado en febrero, lástima que hayan hecho falta 7 meses para resolver conflictos que se hubieran podido resolver con un par de palabras. Pero bueno, a veces los seres humanos somos tercos y orgullosos. Al final se resolvió todo bien.
En octubre, aniversario de bodas de oro de mis papás, viaje a Argentina de regalo, familia unida, pasar unos días fantásticos y vuelta a trabajar, en un ambiente cada vez más tóxico y más inestable.
En noviembre, el golpe final, me quedo sin trabajo y se abre un mundo de incertidumbres, sombras y preguntas. Gracias a que estaba medicada no me resultó tan difícil asumirlo.
Diciembre, flojo, pensando mucho qué hacer, desilusiones en cuanto al mercado de trabajo, determinaciones de seguir mi propio camino, de no trabajar dependiendo de nadie que después de 15 años me despida y ni las gracias.
Te doy gracias por haber mantenido a mis amigas junto a mí todo el año, se han convertido en algo primordial en mi vida.
Hoy terminas, hoy es el último día que estaremos juntos. Cuando ya te vayas, celebraremos, pero no te ofendas, no celebramos que te vayas, celebramos el año nuevo que nos dejas como sucesor, el 2008, par y bisiesto, donde pongo todas mis esperanzas de que me aporree menos y me dé más tranquilidad y alegría. Y por supuesto tirarme de cabeza a mi proyecto de vida, porque de algo tengo que vivir.
En fin, querido 2007, te agradezco las cosas buenas que me diste, las malas las voy a olvidar, no soy rencorosa.
Deseo que donde quiera que te vayas, descanses, pues tuviste mucho trabajo en el año que te tocó reinar. No sé si los años se repiten, pero si vuelves con otro número, ojalá te toque un mundo mejor donde no haya guerras ni odio ni egoísmo. Utopías mías, no te preocupes, sé que vamos directo al desastre del cual no podremos salir.

Adiós año 2007, que donde vayas estés en paz.
Maru

6 comentarios:

  1. mmm este año no me gusto mucho, pero bueno para mi fue algo parecido al tuyo mamá, por razones obvias, ya no me acuerdo mucho de enero, en febrero recuerdo mi viaje a curico, marzo el colegio nuevo... puaj, un asco :P jajaa, ahi me volvi 100% antisocial jajaja, despues nos cambiamos de casa... mmm tengo sentimientos encontrado con eso, pero bueno! y despues el cambio de colegio! volver a lo mismo, reencuentros y desiluciones :S! despues de eso el año se puso muy latero, y malo, pero bueno espero yo que este sea mucho mejor! no soy muy superticiosa pero le pongo la fe a que es par... te amo mamá espero que hoy en la noche no andes con sueño y sin ganas de nada te conosco te conosco :) , animo! mamá que se viene el 2008!
    besos

    ResponderEliminar
  2. hola Maru
    he visto tu mensajes que hablaba de blog y estoy aqui mirar el tuyo
    lo siento muchissimo por este ano tan malo, no puedo escribir bien, tu sabes mi espanol es malito y pobrecito, pero te deseo un 2008 muuuuuuuuy mejor que 2007 y te envio toda mi amistad

    Gaspara
    como no entiendo bien lo que dice abajo jejeje pongo el id y password de mi identitad de angelita secreta jejeje

    ResponderEliminar
  3. Maru, esperemos que el 2008 sea mejor, como dices, los años pares son buenos, las aguas vuelven a su cause, a la tranquilidad
    deseo de todo corazón que sea un año bueno para ti, tanto en lo personal como en lo laboral, confiar que asi será.
    janita

    ResponderEliminar
  4. Amiga!
    Me encantó tu manera de escribir la carta al año que se va.
    No fue un año facil en tu vida pero veamos y tratemos de darle una ayuda al 2008 para que sea mejor.
    Lo importante es que ahora sabes como ayudarte a estar mejor y tienes a tus hijas contigo.
    Deseo que este 2008 sea mucho mejor.
    Gracias por ser parte de mi mundo aunque sea cibernetico.
    Un abrazote.
    Conny

    ResponderEliminar
  5. Maru, pues venga, dale portazo a este año que dejas atrás y a vivir los números pares...

    2008 = Par
    2+8 = Par
    366 dias = Par
    3+6+6 = 15 = 1+5 = 6 = Par

    Jajaja, ya veras como resulta un buen año.

    Besos y gracias por tu paso por mi blog.

    ResponderEliminar
  6. que año Maru!!!...pero para todos es dificil, para mi también lo fue...cansador...abrumante a veces...en mitad del año en plenas vacaciones de invierno la vida me aporreó fuerte, pero aprendí y cambié muchas cosas en mí y al final lo que parecía tan malo se transformó en algo muy bueno para mi vida...así que ten fe Maru seguro que este año será bueno!!

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.