viernes, 7 de diciembre de 2007

¿Cómo tan gil?...


En 1998, un francés trató de suicidarse de un modo bastante complicado. Se situó al borde de un acantilado elevado, se ató una soga al cuello y la amarró a una gran roca. Después ingirió veneno, se prendió fuego y, mientras saltaba desde el acantilado, se disparó un tiro en la cabeza.
Pero la bala no dio en el blanco, sino que cortó la soga, y el hombre cayó al mar vivo. Además, el agua fría apagó su ropa en llamas y, para colmo, por el impacto, el hombre vomitó el veneno.
Un pescador lo sacó del agua y lo llevaron al hospital, donde, finalmente, consiguió su objetivo: murió de hipotermia.
(De La estúpida historia de la especie humana)

2 comentarios:

  1. jajajajaja
    que buena historia prima
    realmente una estupidéz...jejejeje
    besios

    ResponderEliminar
  2. pobre, cuanto esfuerzo para morir ...... me pregunto si no le hubiera resultado mas facil vivir despues de todo?
    jajaja Marutita me gusto esta historia

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.