domingo, 16 de diciembre de 2007

De visita... y otra semana


Hoy fui donde mis papás, con suerte se acordaban de que tenían otra hija, jajaja... Harto ingrata les salí. Es que ahora me queda tan lejos, y no tengo auto, ufff, menos mal que hay un colectivo que me deja en la esquina, claro que pagando más por el favor.
Pero vale la pena. Y por supuesto me tenía mi mamá un rico almuerzo. Por supuesto comí demasiado, por supuesto me enfermé del estómago.
Y por supuesto me mandó bien aperada de comida porque dice "que no como nada", lo cual es un poco verdad, pero obviamente como, lo que pasa es que como muy poco o como yogurt con frutas y esas cosas, pero comida comida, poca. Sé que está mal, pero no logro evitar rechazar un poco la comida.
En fin. Fue una bonita velada, después llegó mi hermana con uno de mis sobrinos y me pasaron a dejar al metro, así que me vine cómoda, y con comida para la semana, jejeje. Ah! y un montón de películas que algún día veré.
Mañana empiezo otra semana, muy ocupada, con mucho qué hacer, tengo dos horas con mis doctoras en la semana, mañana tengo que ir al banco y a la Corporación de Ciegos a buscar cintas para grabar libros, tengo que ir al correo a dejar los regalitos de los niños pobres, tengo que ir al servicio técnico de mi MP4 porque se murió, el jueves tengo que llevar a una tía a control porque se opera de los ojos el miércoles y el viernes, debería juntarme con mis amigas Yeguas For Ever, porque todos los años nos juntamos y hacemos un pequeño amigo secreto.

Buena semana para todos, no se estresen, recuerden el verdadero motivo de la Navidad.

Maru

1 comentario:

  1. Aunque no deje nada escrito, sigo tus entradas y me paso siempre por aquí.

    Hace tiempo, dejé una entrada para tí, entre otros: http://dreamingplace.blogspot.com/2007/09/piedra-libre-para-todos-los-compaeros.html
    (sí, esa maru que nombre eres tu ;)

    Un saludo, y que siempre haya semanas como la que cuentas, con tantas cosas por hacer.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.