lunes, 16 de abril de 2007

Cosas que he estado pensando....


"Somos los ojos de Dios,
somos las manos de Dios,
somos el corazón de Dios".

No sé si es exactamente así el párrafo, pero lo escuché en una canción en inglés y me dejó pensando. Yo creo en Dios, pero tengo tantas dudas, supongo que es justamente lo que Él sabe y no diré que me ayuda mucho. No es que tenga dudas de su existencia, siento que existe, que en alguna parte hay un poder superior, llaménlo como quieran. Yo lo llamaré Dios.
Pero las dudas surgen por un tema de hasta dónde realmente le importamos
Tengo una amiga que me dice que tengo que pedir, que si pido se me dará. Es más, manifiesta que tengo que "exigirle" a Dios. Y eso a mí me parece muy soberbio. Me siento tan pequeña; pero mi amiga dice que si Él dijo que éramos sus hijos y Él el Padre, deberíamos decirle: "soy tu hija y te necesito, necesito que me atiendas, que me escuches, necesito que me soluciones esto...."
Y claro, los problemas que uno puede tener siendo mortal y "normal", no son nada comparados con los problemas de otros, con los problemas del mundo en general por estos días, entonces entro en contradicciones tipo "¿con qué derecho le voy a pedir a Dios yo que me ayude con el insomnio (por poner un ejemplo) o con alguna pena, cuando hay no sé cuántos niños que mueren de hambre al día, o hay muchísima gente que sufre con las guerras o con desastres naturales, con maltrato, con catastróficas enfermedades?"
Yo no soy especialmente religiosa, no voy a misa, no me gusta la iglesia ni los hombres que la representan, no comulgo, no he hecho la primera comunión, no me casé por la iglesia, etc. Pero sí converso con Dios, pero no me atrevo a pedirle mucho, menos a exigirle. ¿Será que hemos aprendido de la iglesia (al menos la católica) que a Dios hay que temerle y que nos castiga y es rencoroso y vengativo?
¿Estaré bien o equivocada? no lo sé, pero hay veces en que me siento tan perdida y tan sola, que creo que necesito una "ayudita divina" sólo para saber que no estoy tan perdida ni tan sola
En fin, seguiré con mi "crisis existencial".
Maru

2 comentarios:

  1. Me siento plenamente identificada con tu escrito.
    En lo particular asistí a un colegio de monjas donde el amor al projimo era importante, pero el temor a Dios lo era aún más y así crecí con temor.
    Pero creo en un Dios misericordioso, bondadoso, creo que no importa que tan insignificante sientas que es tu petición, simplemente pide con el corazón que se te dará, pero también recuerda que "uno propone, pero Dios dispone", porque nuestros tiempos(meses, días, años) no son los tiempos de Dios.

    Un abrazo de oso
    GIS

    ResponderEliminar
  2. ufffff
    fuerte pero cierto
    yo tampoco he hecho mi primera comunión, no voy a la iglesia y con cuea tengo algún santo por ahí dando vuelta en mi billetera (perdón....papelera porque de billetes nada...jajajaja)....menos pensar en casarme....
    pero sabes que?....igual creo que existe, porque cuando lo he necesitado, puta que me ha hecho bien....
    pide en silencio, con fuerza, con llantos, con calma, lo que sea, la fe todo lo puede....
    ojalá algún día lo entiendas
    besitos

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.