miércoles, 18 de abril de 2007

Una rosa....


Una rosa en un aparente eterno rosal. Tan igual, tan diferente. Tan de tantas, tan única. Todas rojas y bellas, mismo aroma y magnificencia.
Sin embargo, ¿no son sus pétalos diferentes? ¿No lo son sus espinas?
Pero siguen siendo bellas, perfectas, aunque ellas nunca, quizás, lo sabrán. Pues su verdadera belleza, su verdadera perfección radicará en los ojos del poeta que la vea entre tantas y
la haga ser lo que es.
Cuando ese poeta llegue, ya no habrá rosal, será única, será la perfección que siempre tuvo y nunca notó.
Maru 2005

1 comentario:

  1. primaaaaaaaaaaa
    no lo entendí......jajajajaja.....es que yo re poco poética soy, le pego más a la redacción histórica de las cosas así por ser que a la poeticidad misma....me cacha la onda....jajajajaja
    bueno, pero igual te comento pa que después no digas que no te escribo nada
    jejejejeje
    igual escribes lindo primita
    congratulation
    besios

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.