miércoles, 11 de abril de 2007

Una extraña carta....


Un señor escribió a un hotel la siguiente carta:
Me gustaría viajar con mi perro. Es muy limpio y muy bien educado.
¿Tendrían la amabilidad de dejarlo pasar la noche en mi cuarto de hotel que he reservado?
Recibió la siguiente respuesta:
Manejo este hotel desde hace muchos años. En todo este tiempo, nunca tuve un perro que robara toallas, ropa de cama, vajilla o cuadros de las paredes. Nunca tuve que echar a un perro a mitad de la noche por estar borracho o hacer escándalo. Y nunca tuve un perro que se escapara sin pagar la cuenta.
Sí, de acuerdo, su perro será bienvenido en mi hotel.
Y, si su perro es su aval, usted también será bienvenido.


Maru

2 comentarios:

  1. Me tocaste mi lado sensible amiga, mi lado débil. Ufffff, creo que no hay animal en este mundo que no sea más noble y más bueno que muchos humanos que andan dando vueltas por ahí. Supieras cuánto adoro yo a mis perros...uffff..... y de hecho, aunque suene un poco feo, me duele muchísimo más ver a un perrito botado en la calle que a un niño. Cuando todos me han abandonado, engañado, olvidado, los únicos que han permanecido a mi lado además de mi familia, son mis perros... cuando los veo jugar, sólo puedo pensar en que lo único que les falta a ellos es hablar, aunque sin duda ni eso es necesario, pues con la mirada te dicen todo.

    ResponderEliminar
  2. Maru,

    concuerdo con anónimo,
    a mi me encantan los animales, pero sobre todo, los perros. Tengo la suerte de tener una gran perrita, la Pelusa, que es perfecta, obediente, fiely agradecida. Lo que más me gusta de ella es que como buena amiga que es, siempre me recibe feliz, moviendo su cola en señal de alegría por verme llegar. Jamás un mal gesto, aunque haya tenido un mal día o tenga frío, ella está contenta siempre y nunca me ha criticado nada jajajja. Felices los animales que cuando se sienten amados tienen la capacidad de hacértelo saber y agradecer.

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.