viernes, 23 de mayo de 2008

Soy...

Soy cuadriculada, espesa, confusa como la raíz de menos uno.
Pienso y luego existo, pero ya casi no pienso.
La lógica y la razón mueven el mundo,
pero el mío no anda así.
Cuando necesito algo lo busco, tengo sed, tomo agua;
tengo hambre, como. Pero cuando no tengo qué hacer, qué hago.
Soy enredada como hilo envuelto en paja, difícil como las matemáticas
y rara como un elefante púrpura.
Maru

6 comentarios:

  1. maru todos somos enredados ...lo que cuenta es la capacidad de unos y otros en intentar desenredar lo que anda enredado ....pero todo es ponerse pienso yo ...
    besos
    conchiss

    ResponderEliminar
  2. La vida y las personas somos complicados, pero ya verás que de a poco se va desenredando la madeja. A veces hay nubes grises en el horizonte, pero luego sale un sol hermoso que nos hace brillar el alma.
    Besos y que nada te turbe.

    ResponderEliminar
  3. Lo bueno que tu misma te conoces mejor que nadie, y ha decir verdad aunque creas que eres confusa a veces, ya mas de uno te ha de conocer una que otra virtud, pues todas las q mencionas son mas que virtudes.

    ResponderEliminar
  4. Yo si que soy enredada...te cuento,anoche soñé contigo,que te encontré por mi ciudad paseando por la noche con un perro muy grande,yo me acerqué y me presenté, te dije "hola Maru soy Gata,te he conocido por la foto del blog y por tu perro" y tu me confesaste que vivias hace tiempo aqui pero que no se lo querias decir a nadie,yo te contesté que no te preocuparas que no lo iba a decir,y te di mi dirección y teléfono por si necesitabas algo.
    No tengo ni idea el porque soñé contigo y este sueño tan curioso...pero claro los sueños son eso...sueños, ¿o no?.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  5. ¿Y hasta redonda e inteligente como el elefente púrpura? Creo que sí...- me gustó mucho tu BLOG, tiene la niña que va por dentro

    Un abrazo desde Medellín

    ResponderEliminar
  6. Buenisima tu entrada! he disfrutado muchisimo!!

    Felicidades por tu Blog!

    Un Beso!

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.