domingo, 11 de febrero de 2007

El 21 de enero....


Se cumplieron dos años desde que se fue mi querida abuelita Sara. Aquí va algo para ella, en su cumpleaños del año pasado, 3 de julio: hubiera cumplido 101 años, pero se fue a los 99.


Para ella...
la más bella de las flores,
la más dulce golosina,
la más tierna almohadilla,
el más fresco rocío de la mañana.
Para ella...
que me abrazó en el momento,
que me dio su consejo callando,
que me ayudó a levantarme,
que me empujó al futuro con su ejemplo.
Para ella...
donde quiera que esté,
que me estará escuchando
le pido que siga a mi lado,
que me enseñe a desprender algo de luz
con la que ella siempre deslumbró.
Me encantaría poder besarte
en tus 101 años, abuelita Sara.


Maru, 3 de julio de 2006

1 comentario:

  1. Que bello lo que has escrito....sólo quienes tuvimos la satisfacción de conocerla sabemos con que sentimiento se escriben esas hermosas palabras....y se sienten, aquí dentro del corazón....como si aún estuviera con nosotros....
    Un beso y primita y gracias por recordarla....

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.