miércoles, 14 de febrero de 2007

Love Love Love.....



Contigo si te matas, matarme contigo si te mueres.....


El imbécil de turno se levantó un día e inventó el amor. Patentó la idea y le puso un nombre corto y ridículo. La masa sobrecogida por la idea empezó a consumir el producto y el imbécil de turno en pocos meses tenía más dinero que nadie. Contrató a un angelito rechonchito y rubiecito que ganaba clientes disparando flechas impregnadas de no sé qué que funcionaban a la perfección: Cliente tocado, cliente conseguido. Al contratar los servicios del par de imbéciles se firmaba una cláusula que te concedía todo tipo de libertades excepto la de reclamar. Una vez adquirido el producto no se podía devolver bajo ningún concepto. Se podía hacer con él lo que el propietario quisiera excepto devolverlo puesto que no se trataba de un objeto físico. Así, la vorágine loca por gozar de los placeres que proporcionaba tal novedad, creció de manera incontrolable a pesar de las pocas garantías que el mismo ofrecía.
Hubiera funcionado si el absurdo que lo inventó hubiera caído en la cuenta de que su “hijito” podía no dar los mismos resultados pasado un tiempo según quién lo utilizara y, con ello, hubiera unificado los criterios básicos de su creación. Pero no se paró a pensar, como buen humano. El pobre imbécil, a los pocos años y, vistos los resultados de su “máquina de matar”, eligió una forma romántica de morir fiel a sus principios y, una bucólica tarde de invierno, se sumergió en una botella de ron a orillas del Pacífico y nunca más se supo de él. Su socio, el rubiecito de las flechas, resultó eterno y actualmente reparte flechas y más flechazos por todo el mundo.
No se sabe porqué miéchica el artículo no se retiró del mercado cuando se empezaron a ver los resultados mortíferos que el mismo provocaba. Quizá porque al 0,0000000000000000000000000000000001% de la población consumidora le salió bien la broma.

3 comentarios:

  1. ¡MUY, MUY BUENO!

    CLAP, CLAP, CLAP.

    Adriana

    ResponderEliminar
  2. jejejejeje
    esa es mi prima
    ...amor incondicional....
    besios
    TQM...y feliz día del amor

    ResponderEliminar
  3. Así es consumismo puro.

    Pero no dejes de creer en el amor.

    EL AMOR NUTRE NUESTRAS VIDAS
    EL AMOR ES LA SANGRE DEL ALMA...

    Un abrazo

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.