jueves, 22 de febrero de 2007

Para un hombre desesperado....


Un día viniste hablándome de magia, hablando del silencio y recordando pasajes escondidos. Ahora te veo comparando valores, perdiéndote en el mundo exterior.
No sé hace cuánto te vengo diciendo que de los motores de la ciudad sólo podrás conseguir velocidad para andar; de la gente que conoces sólo obtendrás una fugaz alegría, una risa fingida y mucho remordimiento. No eres de ellos, no eres de nadie, no perteneces. Atado a la sociedad y atado al silencio, tus extremidades no son tiradas por ambos extremos, es tu mente la que se pierde en tirones, un día, un silencio, otro en sicodelia.
Los caballos con alas que esperaban no están en la conversación, no están en los espacios vacíos. Están en otro espacio, donde no existes si eres.
A partir de estas teorías, es que yo, voz interior y exterior, hija del conflicto interno y externo, te denomino ser humano, humanoide perfecto, con posibilidades de alcanzar la felicidad, con posibilidades de guardar silencio, con posibilidades de morir en tu laberinto.


1 comentario:

  1. Querida AMIGA!!!

    que tu blog cada dia esta MEJOR!!! ME ENCANTA!!!

    beijinho desde Portugal
    Beatriz

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.