sábado, 3 de febrero de 2007

Hoy vamos de cartas escritas a mis hijas


Esta carta se la escribí a mi hija Susi, cuando cumplió 15 años. En Chile no se hacen grandes celebraciones cuando una chica cumple 15, como en otros países.


A Susi
Quería escribirte algo especial por tus 15 años, algo que pudieras guardar y leer en años más, algo que aunque ahora digas: mish, las leseras que escribe mi mami, en unos años tuvieran un valor más grande.No se me ocurre mucho... ya sabes que soy media loca, despistada, que soy una mamá muy especial, que a veces te arruino la vida y otras te lleno de besos y abrazos.
No importa lo que pienses de mí ahora... sólo espero que cuando tú seas madre (sí, ya sé que dices que nunca te casarás ni tendrás hijos), pero si alguna vez los tienens, leas estas palabras y digas: en realidad mi mamá no estaba tan loca, en realidad no era tan pesada, en realidad me quería mucho.Porque en el mismo instante en que te tuve entre mis brazos y escuché por primera vez tu llanto, deseé cuidarte y prometí que siempre te amaría tanto, tanto... que tal vez de tanto no se vea ni se note, pero así es.
Sé que no es fácil callarme cuando me largo a hablar, que soy latera, que siempre te estoy diciendo que hay niños que no tienen qué comer cuando mis comidas no te gustan (casi siempre, debo confesar).Sé que el tema de la PSU te tiene harta... pero ¿has pensado por qué lo repito tanto? Sí, lo has pensado, eres muy inteligente y lo sabes.Sabes que tu porvenir depende de estos años, que entre espinillas, enamorados, puntos negros, amigos, amigas, carretes, música y tu genio de plena aborrescencia como yo le digo a tu adolescencia, también es el tiempo de sembrar para cosechar después, en sabiduría, en cultura, en bienestar para ti y la familia que llegues a tener.
Hija, seguramente pelearemos muchas veces más, por los cheques del colegio, por tu pieza, por las toallas del baño... sólo espero que sean tantas como también nos tiraremos en la cama abrazadas riéndonos. Por último, sólo te pido que nunca olvides que cuando tengas que volar lejos y la vida te ofrezca mil tropiezos, no dudes en volver por mis consejos, acompañados siempre, siempre de mis besos.
Mamá Maru – 22 de agosto de 2005

4 comentarios:

  1. Si recuerdo esa carta, claro que el hecho de que hayas nombrado los puntos negros espinillas y domases le quita lo lindo.
    Uf! yo te escrito tantas cartas (debo confesar) y sin embargo nunca e tenido el valor de entregártelas, y terminaron tiradas en un rincón de mi pieza (entre la mugre y cachureos) o en el basurero sin que nadie se percatara que ahí iba una carta que decía tantas cosas importantes, por lo menos para mi.
    En fin no quiero ser latera, puesto que ahora tengo que ir a hacer mi mochila. A otra cosa! que fea foto que elegiste jaja,
    Pero solo darte las gracias por ser la madre que eres.
    Te amo mucho. Y te voy a extrañar =(
    chau :)


    Fecha: 29/01/2007 09:13.

    ResponderEliminar
  2. Maru, que carta tan bonita. Se me saltaban las lágrimas !!!
    No creo que se pueda escribir una carta mas bonita que la tuya ni con tanto sentimiento.
    Me ha encantado, es Preciosa.
    Besitos.Una amiga afincada en Madrid, (antes en Logroño)

    Fecha: 02/02/2007 04:05.

    ResponderEliminar
  3. esta tu hija ES PRECIOSA!!!
    felicidades!!!

    ResponderEliminar
  4. linda carta
    tuve la suerte de estar ahí ese día
    fue muy lindo
    besios

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.