viernes, 23 de febrero de 2007

Lo que vi ayer....


Anoche, haciendo zapping como alternativa al Festival de Viña, que no me impresiona ni me atrae para nada, pillé en un canal argentino, un programa que se llama algo así como secretos urbanos..... bueno, el asunto es que el segmento se llamaba "Cárcel increíble"; y les aseguro que el título le quedaba corto. Era una cárcel de hombres en San Pedro (Bolivia), pobre como pobre sólo puede ser un país como Bolivia. En realidad no era siquiera un recinto penal, era una casa vieja a la que los mismos presos iban agregándole cuartos y "celdas", o sea, era una catacumba, laberinto y todo lo que se puedan imaginar. Los presos dormían en su celda de a tres, o más, en una dormían hasta 20.

Pero lo más insólito, era que los presos vivían con sus hijos. Sí, niños pequeños presos también, bebés, niños y niñas. Y el periodista le preguntaba al encargado del penal por qué era eso. Y él le explicaba que afuera no tenían dónde vivir, sus madres mayoritariamente vivían de allegadas o simplemente los habían abandonado, yéndoselos a dejar a sus padres a la cárcel. Insólito... había un hombre que criaba cinco hijos!!! y el coronel le decía al periodista que qué iban a hacer, no podían tirar a la calle a los niños. Y las mujeres de los presos iban por el día y en la noche se iban y así. Sui géneris total. Lo otro... para fin de año, decía el coronel, la población se duplicaba o triplicaba porque familiares de los presos, que vivían en el campo o en zonas rurales, iban a San Pedro a "pasar las fiestas" con sus familiares presos y como no tenían dinero para pagar hoteles ni comida, se quedaban en la cárcel. Es que yo no lo podía creer. Todo era tan miserable... habían delegados de sección y cada vez que llegaba un nuevo preso tenía que pagar una cantidad de dinero a su delegado, y con ese dinero compraban materiales para construir y mantener la cárcel.

¿No lo pueden creer? pues, esperen: los cocineros tenían que dormir en la misma cocina y en el suelo, pues no tenían dónde.

Parece ficción, pero es la PURA Y DURA REALIDAD.

1 comentario:

  1. Que increible primita....a lo que hemos llegado....Por eso es que a veces me pregunto de que manera se puede mezclar la satisfacción de traer un hijo al mundo con lo que significa traerlo a un mundo tan miserable como este
    Bueno....es lo que hay
    un beso y gracias por compartir esto con nosotros

    ResponderEliminar

El alma se alimenta de palabras, y tus palabras son muy importantes para mí. Déjame algunas y seré muy feliz.